Especialista entrega dos hábitos que ayudan a combatir la depresión

Según el reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente la depresión afecta a unas 350 millones de personas en el mundo, mientras que en Chile el 5,1% padece esta enfermedad. Esto significa que 850.000 compatriotas necesitan tratarse.

Según otros estudios de la misma organización, el 17% de los chilenos ha tenido una sintomatología depresiva en los últimos meses. Igualmente, en informes recientes presentados por la Universidad San Sebastián, se reveló que un 56% de los usuarios de FONASA se han sentido deprimidos durante el último año. En resumen, tenemos una de las tasas más altas de depresión a nivel mundial.

Para el psicólogo y director de la ONG MenteSana, Francisco Flores, estos indicadores son claros y muestran la dimensión del problema a enfrentar por parte de las personas, sus familias y la sociedad en general. Las cifras presentan de forma cada vez más evidente que la depresión debe abordarse necesariamente desde distintos ámbitos.

La comunicación y vida en comunidad se consideran un antídoto contra la depresión

Es por esto que la OMS dio inicio a una campaña cuyo lema es “Hablemos de la depresión”, siendo lo indicado como primer paso para enfrentar el fenómeno. Esta iniciativa promueve la importancia de hablar de la enfermedad.

“Intentar poner en palabras lo que sucede, por una parte, ya es un elemento terapéutico, y por otra, ayuda a combatir la estigmatización de las dificultades anímicas, incluida la depresión, que constituye el obstáculo principal para que las personas puedan pedir ayuda”, señaló Flores.

El psicólogo agregó: “hablar de la depresión nos hace bien, ya sea en círculos personales, como familiares o amigos, y también en contextos sociales. Al hablar del problema se genera por parte de la sociedad una toma de conciencia, lo que ayuda a dimensionar las estadísticas altamente preocupantes”.

Día Mundial de la Salud
Día Mundial de la Salud

Para el especialista también es importante. que las autoridades asuman el problema. “Es necesario aumentar el gasto público en salud mental. No se está pidiendo nada desproporcionado. Actualmente llega al 2%, muy por debajo del 5% que propuso como meta el propio Plan Nacional de Salud Mental y Psiquiatría hace ya algunos años, que corresponde al promedio de los países de la OCDE. Un ejemplo cercano es el caso de Uruguay, donde este ítem considera alrededor del 8%”, sostuvo.

Una segunda lectura evidenciada por la ONG MenteSana, se refiere a la urgencia de contar con una Ley de Salud Mental. “Nuestro país debe contar con una legislación acorde a la realidad actual. Generar una ley sería un indicador de la relevancia que le damos al tema, fortaleciendo tanto la prevención como la cobertura, así como los derechos de usuarios y pacientes”

Además, el psicólogo aludió a fortalecer los factores protectores que están al alcance de todos y todas. “Participar de la vida comunitaria, de la conversación, desarrollar actividades sociales y el mostrar preocupación por el entono, fortalecerá nuestra capacidad de empatía. El objetivo es que nuestro círculo de confianza sea superior al de desconfianza. Establecer este tipo de relaciones puede constituir un buen antídoto contra sentimientos de soledad y angustia”, enfatizó.

Cabe señalar que algunas depresiones pueden ser indicador de un conflicto personal no resuelto. “Lo importante es que podamos vivir la vida que nosotros decidamos, y no la que se nos impone frente a una sociedad que persigue la ambición desenfrenada, el éxito y el estatus”, concluyó el especialista.

¿Cómo cuidar la salud y ser más feliz con pequeñas acciones diarias?

El cardiólogo de IntegraMédica -parte de Bupa-, Alexis Lama, afirma que la salud física y mental están estrechamente unidas. Es importante tener el cuerpo y la mente saludable para que las personas se sientan felices y así estén satisfechos consigo mismo.

“En los últimos años, la medicina ha reconocido el poder de la mente en el desarrollo de muchas enfermedades. Es por esto que dentro de la medicina general, se ha incorporado la terapia alternativa, que invita al paciente a hacer un correcto uso de la mente. En el caso de un cáncer, se trabaja para ayudar al sistema inmunológico a reducir la inflamación”, explica el especialista.

Si de prevenir las enfermedades mentales se trata, la recomendación fundamental es mantener un estilo de vida beneficioso. Esto significa:

1- Seguir una alimentación saludable.
2- Realizar ejercicio físico.
3- Disponer una actitud positiva, optimista y alegre en la vida.

“Un estudio (2014), realizado en Suecia, demostró que seguir este estilo de vida fue capaz de reducir el riesgo de tener un infarto del miocardio en un 85%”, ejemplifica el doctor Lama.

En cuanto a la alimentación, un estilo de vida saludable no significa privarse de algunos privilegios, ya que pequeñas porciones de chocolate alto en cacao pueden ayudar a mejorar las defensas y también disminuir el estrés.

ryan melaugh (CC) Flickr
ryan melaugh (CC) Flickr

El doctor Lama asegura que una dieta mediterránea se asocia con menor deterioro cognitivo y menor riesgo de Alzheimer. Agrega que, por otra parte, se ha demostrado que suplementar con Omega 3 puede mejorar los síntomas de depresión, ya que este ácido graso esencial se incorpora rápidamente a la membrana celular de todos los tejidos corporales, incluidos el cerebro, mejorando y modulando importantes señales intracelulares.

El ejercicio recomendado por el cardiólogo de IntegraMédica -parte de Bupa Chile-, es el aeróbico por al menos, 30 minutos, con una intensidad moderada, cinco veces a la semana. El especialista añade que también es bueno alternar con ejercicios de coordinación, de elongación muscular y de fuerza o resistencia, con cargas leves a moderadas.

Pero dentro del plan saludable, se debe considerar asimismo la relajación. El descanso natural que produce el sueño es fundamental para tener una buena salud mental. “El ideal es que adultos de entre 26 y 64 años duerman de 7 a 9 horas diarias, pero también incluyan el descanso, técnicas de relajación y ejercicios de respiración. Un ejemplo: respirar muy lento, seis veces por minuto durante cinco minutos”, finaliza Alexis Lama.

Fuente: www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/consejos-de-vida/2017/04/07/especialista-entrega-dos-habitos-que-ayudan-a-combatir-la-depresion.shtml

 

Hábitos de vida saludable

Jugo De Naranja, Saludable, Vidrio, Beber, Jugo, Orange

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”, lo que supone que este concepto va más allá de la existencia o no de una u otra enfermedad. En consecuencia, más que de una vida sana hay que hablar de un estilo de vida saludable del que forman parte la alimentación, el ejercicio físico, la prevención de la salud, el trabajo, la relación con el medio ambiente y la actividad social.

Desde esta perspectiva se puede determinar que los hábitos necesarios para llevar una vida saludable son los siguientes:

Dieta equilibrada: una alimentación saludable se rige por incluir todos los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, pero en las proporciones adecuadas y en la cantidad suficiente (no más) para mantener las necesidades nutricionales del organismo en función del consumo energético que éste realiza con la actividad diaria. El valor energético diario de la dieta debe ser de 30-40 kilocalorías por hilo de peso. Los hidratos de carbono deben ocupar un 50-55% de los nutrientes, con no más de un 10% de azúcares simples. Las grasas han de ser un 30% del valor energético total, repartiéndose del siguiente modo: un 15-20% de grasas monoinsaturadas, un 5% de poliinsaturadas y no más de un 7-8% de saturadas. Las proteínas consumidas no deben superar el 10% de la dieta. Finalmente, se debe aportar al organismo unos 20-25 gramos de fibra vegetal.

Hábitos tóxicos: el tabaco, el alcohol y las drogas inciden de forma muy negativa sobre la salud. La única tolerancia se refiere exclusivamente al vino o la cerveza, de los que incluso se recomienda el consumo del equivalente a una copa diaria.

Ejercicio físico: las recomendaciones generales determinan unos 30 minutos diarios de actividad física, siendo suficiente caminar a paso rápido durante este tiempo. Ello permite quemar las calorías sobrantes y fortalecer músculos y huesos, pero también ayuda a controlar la tensión arterial, el colesterol y los niveles de glucosa en sangre, además de contribuir a la eliminación del estrés y ayudar a dormir mejor, adquirir un estado de relajación y evitar cambios de humor, mejorar la autoestima y el estado de satisfacción personal. También puede ser un buen medio para desarrollar una saludable actividad social cuando el ejercicio se hace en compañía.

Higiene: una higiene adecuada evita muchos problemas de salud: desde infecciones a problemas dentales o dermatológicos. El concepto de higiene no sólo se refiere al aseo y limpieza del cuerpo, sino que afecta también al ámbito doméstico.

Productos tóxicos: son muchos los productos a los que la exposición del organismo, puntual o continuo, puede resultar en un serio riesgo para la salud. La contaminación ambiental de las ciudades está considerado como uno de los factores de riesgo más importantes para la salud.

Equilibrio mental: no se refiere a la existencia de enfermedades mentales, sino al estado de bienestar emocional y psicológico, necesario para mantener y desarrollar las capacidades cognitivas, las relaciones sociales y el afrontamiento de los retos personales y profesionales de la vida diaria. El estrés, el cansancio, la irascibilidad, la ansiedad son, entre otros, algunos de los signos que indican que el estado mental no es del todo saludable.

Actividad social: las relaciones sociales son un aspecto fundamental para la salud del ser humano y, en consecuencia, para un envejecimiento saludable. El aislamiento social puede llevar a un deterioro gradual e irreversible de las capacidades físicas y mentales, incluso a la incapacidad física y la demencia.

Fuente: sanitas.es

COMPARTE ESTE ARTICULO CON TUS AMIGOS: